Ser Resiliente en épocas difíciles

Los ejemplos de resiliencia están a nuestro alrededor, inclusive hoy se encuentra muy de moda, sin embargo podemos ver casos como atletas que perdieron extremidades, pero volvieron a competir, sobrevivientes del 11 de septiembre que se reconstruyeron a partir de los escombros, las víctimas del Holocausto que viven vidas largas y satisfactorias. Probablemente conozcas a alguien que alguna vez se enfrentó a algo terrible, pero que ha encontrado la alegría otra vez. De hecho, algunos investigadores han descubierto que la resiliencia frente a la adversidad es más común que rara.

¿Entonces qué significa ser resiliente? «La resiliencia es una medida de nuestra capacidad para recuperarnos completamente de una adversidad»,

Si pasas por un momento difícil, es posible que no te sientas feliz al día siguiente. O incluso la semana siguiente. Pero eventualmente, con el tiempo, la luz comenzará a asomarse en tu vida. Si deseas trabajar para recuperarte, debes esperar que sucedan cosas buenas, dice Phyllis Zilkha, psicóloga clínica de Manhattan. «Si esperas que solo sucedan cosas malas, ¿qué tan resiliente puedes ser? ¿Para qué seguir adelante? ¿Cuál es la diferencia?». El optimismo, dice Zilkha, es el factor más importante en la recuperación de la adversidad. Es lo que hace que algunos de nosotros busquemos soluciones a nuestros problemas en lugar de taparnos la cabeza.

Todo pasará, “Todo en la vida tiene un principio y un final» Una persona resiliente no es ni mejor ni más fuerte ni más capaz. Tampoco es una persona sin sentimientos ni dolor emocional. Ser resiliente significa tener capacidad para asumir las dificultades, aceptarlas y aprender de ellas. Estas personas han aprendido a gestionar sus emociones y sus respuestas ante ciertas situaciones, lo que les permite sobrellevarlo de la mejor manera y salir fortalecidas de ellas, hoy te invitamos a practicar el optimismo, conseguir ser una persona más resiliente es posible.

Luis Carlos Tamayo A. – Emotional Trainer – BLifeConsulting – Noviembre 2 de 2020

¿De qué hablamos cuando hablamos de Felicidad?

El hombre más feliz es el que contribuye a la felicidad del mayor número de sus semejantes Denis Diderot

Muchos filósofos, historiadores, religiosos y pensadores desde antes de Cristo hablaron de la Felicidad. Platón creía que la felicidad es sinónimo del buen vivir, del desarrollo pleno de la personalidad del hombre como ser racional y moral; Aristóteles pensaba que el fin último del hombre es la felicidad; Epicuro uno de los grandes filósofos griegos, planteaba que la finalidad de la existencia del ser humano era conseguir una vida plena, y que esto se logra mediante el placer.

Después de Cristo, se continúa hablando de la Felicidad, el medico neurólogo y padre del Psicoanálisis, Sigmund Freud, cree que en el plan de la creación no incluye el propósito que el hombre sea feliz porque solo es posible hablar de felicidad como un episodio instantáneo y pasajero. En el mundo Kantiano, la felicidad, no depende del destino ni de los demás, sino de uno mismo, de la persona, es decir, de su propio comportamiento y carácter. Por otro lado, el filósofo nihilista, Friedrich Nietzsche, cree que existe la llamada voluntad de poder, como una fuerza que nos da la vida y que nos ata a ella y que al mismo tiempo la convierte en atractiva, ya que es la que nos hace enfrentarnos a todas las adversidades y cuando comprobamos que hemos superado aquello que nos oprimía, es cuando somos felices. Para el filósofo británico, Bertrand Russell, ganador del Premio Nobel de Literatura, concibe el amor como un instrumento para conseguir la felicidad, el amor ayuda a romper el ego y a superar la barrera de la vanidad que impide ser felices. 

En años más recientes, el psicólogo, docente universitario, investigador científico y máximo exponente de la Psicología Positiva, Martín Seligman, reconocido por la teoría de la indefensión aprendida, cree que la verdadera felicidad deriva de la identificación y el cultivo de las fortalezas más importantes de la persona y de su uso cotidiano, por ello la felicidad viene determinada más que por las circunstancias de la vida, por la forma en que gestionamos nuestra propia vida y sobre todo nuestro pensamiento. Por otro lado, el profesor de la Universidad de Harvard y gran compilador de los fundamentos de la Psicología Positiva y la felicidad, Tal Ben Shahar, cree que la felicidad es el significado y el propósito de la vida, todo el objetivo y el fin de la existencia humana. Así mismo, Sonja Lyubomirsky como pionera de la investigación científica de la felicidad, cree que los niveles de felicidad de las personas vienen determinados por niveles personales e insiste que cada uno es responsable de su propia felicidad; esos niveles son conocidos como la fórmula de la felicidad (F = VF + C + V), en donde, el valor de referencia es el 50% y está determinado genéticamente, las circunstancias de la vida representan un 10% y el 40% restante tiene que ver con nuestra voluntad, es decir, el comportamiento que optamos elegir para enforcar nuestra vida porque depende de nosotros. Tenemos un 40% de oportunidades para aumentar o disminuir nuestro nivel de felicidad a través de lo que hacemos en nuestra vida cotidiana y en nuestra manera de pensar.

Con base en todo lo anterior, encontramos que a lo largo de la historia de la humanidad es mucho lo que se ha escrito y dicho sobre la felicidad y cómo conseguirla, es por ello, que, para contestar la pregunta inicial, tendremos en cuenta la Psicología Positiva, pues, Martin Seligman en el año 2000 la establece como estudio científico del funcionamiento humano óptimo y durante los años 2002 y 2003 definió que la verdadera felicidad deriva de la identificación y el cultivo de las fortalezas más importantes de la persona y de su uso cotidiano en el trabajo, en el amor, en el ocio y en la educación de los hijos; y desarrolló la teoría de la auténtica felicidad, en donde establece tres (3) pilares fundamentales, a saber:

  • Las emociones positivas (positive emotion) que permiten una vida placentera,
  • El compromiso o la implicación (engagement) que permite alcanzar una vida más involucrada o implicada y,
  • El significado (meaning) que permite una vida con sentido.

Entre los años 2010 y 2011, reformula su teoría de la auténtica felicidad, como la teoría del bienestar, adicionando dos (2) pilares:

  • Las relaciones positivas (Positive Relationships) son las que se relacionan con el carácter social del ser humano y la importancia de ellas sobre el bienestar.
  • La orientación a las metas y/o al logro (accomplishment o achievement) que se refiere a la utilización de las fortalezas y habilidades para superar los retos y disfrutarlos.

Entonces, cuando hablamos de felicidad, estamos hablando de identificar, cultivar y utilizar nuestras fortalezas del carácter en todos los ámbitos de la vida; y para ello, debemos conocer muy bien los cinco pilares de la teoría del bienestar que conforman el acrónimo PERMA:

INICIALSIGNIFICADO
EN INGLÉSEN ESPAÑOL
PPositive EmotionsEmociones Positivas
EEngagementCompromiso
RPositive RetaionshipsRelaciones Positivas
MMeaningSignificado
AAccomplishmentLogro

Los pilares del modelo PERMA los pueden elegir libremente las personas para incrementar su felicidad, es así como, la Psicología Positiva en la teoría del bienestar le apuesta a incrementar el florecimiento humano en la vida de cada uno de nosotros y en la de las personas que nos rodean; porque ayudar a los demás puede ser la clave para incrementar los niveles de felicidad.

Finalmente, cuando hablamos de felicidad debemos tener claro que la Psicología Positiva se basa en resultados de hechos científicos y gracias a la neuroplasticidad, podemos entrenar el cerebro para que a través de la aplicación en nuestra vida de los cinco (5) pilares de la teoría del bienestar podamos ser más felices; porque la emociones positivas deben ser producto de una visión optimista pero a la vez realista para afrontar los desafíos de la vida con soluciones positivas; el compromiso está relacionado con la necesidad de poner nuestro talento y habilidades en una actividad de nuestro interés que implique nuestra concentración y dedicación; las relaciones positivas es fortalecer la empatía con las personas de nuestro entorno, para fortalecer las relaciones sociales que nos permita estar en contextos positivos; el significado porque es necesario que tengamos identificado los propósitos de nuestra vida para transcender en todas las cosas que hacemos; y la orientación al logro nos permite sentirnos realizados, lo que nos motiva a ser mejores y prosperar de manera constante para incrementa los niveles de la autoeficacia como la confianza en las propias habilidades para generar motivación, recursos cognitivos y planes de acción necesarios para ejecutar una tarea específica dentro de un contexto dado.

BLife Consulting SAS

Marco Aurelio Diago VélezCEO & Co-Founder – marco.diago@blifeconsulting.com

Julio 16 de 2020